20 mar. 2007

Voz de Don Quijote

Entre las páginas de un libro, a cuyo autor acuso de genio, nací ya hecho.

Me otorgó media vida plácida, entre amigos y libros, y en mi hacienda.

Como un cautivo, de sí mismo, me arrebató la cordura y me prestó otra vida: la esculpió con sangre y tinta.




De un escudero me hizo el amo,
queriendo verme salir ileso,
o para alimentar su sueño,
más le otorgó poco seso.


Gran potencia la de mi dueño, que me unció cabal,
me armó de loco enamorado y me abandonó, al futuro, inmortal

Saludos desde la Enterprise.

2 comentarios:

Miguel dijo...

¿Qué sería Todo sin los locos...?

Dani Moscugat dijo...

Loco inmortal Don Quijote...
Inmortal alocado Cervantes...
...de inmortales locos está lleno el mundo: tan anónimos como Quijote y tan geniales como Cervantes...
Saludos moscugaéticos.