14 oct. 2008

El Fundamento Ideal de la Vida

Hoy es el primer día del curso. Mañana empezaré a estudiar y, quizá, ya solo podré Bailar con Lobos.
Estaba organizando la estantería de las asignaturas, cuando he encontrado un librito que perteneció a mi padre sobre comentarios de textos históricos. Como ya no me va a hacer falta, me he decidido a retirarlo, no sin antes acariciar por última vez alguna de sus páginas. En la ochenta, abierta prácticamente al azar, he encontrado: "Costumbres de los pueblos norteños", de Estrabón. Y he picado, claro.
Dice así:

"Las mujeres cultivan la tierra; apenas han dado a luz ceden el lecho a sus maridos y los cuidan. Con frecuencia paren en plena labor, y lavan al recién nacido, inclinándose sobre la corriente de un arroyo, envolviéndolo luego.
Tales rasgos denotan cierto salvajismo en sus costumbres; más otros, sin ser propiamente civilizados, no son, sin embargo, salvajes. Así, entre los cántabros es el hombre quien dota a la mujer y son las mujeres las que se preocupan de casar a sus hermanos. Esto constituye una especie de ginecocracia, régimen que nos es ciertamente civilizado."

Me ha hecho gracia. Estrabón, se fijó en las "extrañas" costumbres de los indígenas de la Penísula Ibérica y destacó lo más chocante respecto a sus propias costumbres y mentalidad. Pero después he pensado sobre las diferencias entre unos pueblos y otros, y esa mala constumbre que tenemos de distinguir a unos de otros, como más o menos civilizados. En concreto, el término salvaje, referido desde la civilización, es el que me resulta molesto.

La idea que tenemos ahora de lo que se hacía y consentía hace unos treinta y cinco años en nuestro propio territorio, es decir, casi ayer y aquí mismo, nos parece una barbaridad, una "salvajada impropia de seres civilizados". Dentro de otros tantos años, cosas que ahora parecen "normales" y que se consienten, recibirán la misma calificación. Los más jóvenes quizá están exentos de apreciar esto; pero cuando se lleva cincuenta años sobre la faz de la tierra, o más, y una/o se resiste a adoptar modelos estándar de pensamiento y obra, tiene la sensación de que se va avanzando, sí, pero con marcha de caracol.

He encontrado, en otro libro, un fragmento que subrayé cuando lo leí. (En casa me reprenden por marcar los libros, pero me resulta muy útil y lo sigo haciendo). Es de Erwin Schödinger, de su obra "Ciencia y Humanismo", y está aplicado "a cualquier profesor de universidad, es más: a cualquier escuela del mundo". Me gusta especialmente:

"No perdáis nunca de vista el papel que vuestra disciplina particular tiene en la gran representación de la tragicomedia de la vida humana; mantened el contacto con la vida, no tanto con la vida práctica como con el fundamento ideal de la vida, que siempre es mucho más importante; y mantened a la vida en contacto con vosotros. Si no podéis -andando el tiempo- decir a cualquiera, lo que habéis estado haciendo, vuestro trabajo ha sido inútil".

(Y, ahora, voy a buscar una fotografía).

Es de la Nasa.

Saludos, desde la Enterprise.

7 comentarios:

Carz dijo...

Aunque en general estoy a favor del relativismo cultural, he de confesar que dejo de estarlo cuando la cultura local (sea cual fuere) entra en conflicto con la carta de los derechos humanos. En este punto me acerco a la cita de Schödinger, creo que "el fundamento ideal de la vida" debe tener unos mínimos valores que, por supuesto, trascienden cualquier ideología o religión. En esa carta deberían incluirse más derechos que estuvieran por encima de las culturas y que, por tanto, fueran de obligado cumplimiento. Y la coerción, cuando fuese necesaria, debería hacerse no sobre los pueblos, sino persiguiendo a sus dirigentes, aislándolos económicamente y geográficamente, no reconocerles los derechos derivados de un Estado que no es tal.

Bueno, ya me he enrollado más de lo que era conveniente, en fin.

Buena suerte con los estudios, y no dejes pasar tanto tiempo sin aparecer por aquí... "mantén el contacto con la vida :-)", paisana.

Rubén Ballestar dijo...

Leído y en proceso de metabolización intelectual.

Desde hace unos meses me contradigo a mí mismo y cada vez tengo las ideas menos claras, por eso opino poco en los blogs de mis coleguis y sólo digo cosas como:

¡Saludos!

¡Te leí!

¡Qué bien!

Que digo yo: que para decir eso, mejor no decir nada, ¿no?

Pues eso. Hoy no digo nada.

El próximo post de Canciones desde palacio te lo dedico, por la ilu que me hizo el reencuentro. A ver si mañana lo cuelgo.

Besos

Gabriel dijo...

Los cántabros siempre hemos sido unos calzonazos, de todas formas.

En Historia del Derecho nos dijeron que después de dar a luz la mujer, el hombre tenía que fingir que él también daba a luz. No tengo ni idea de qué pino nos caímos.

Personalmente, no estoy de acuerdo con lo del paso de caracol. Creo que en los últimos años el desarrollo en ese sentido ha sido muy grande. En cambio mira a los caracoles, siguen igual (o seguían hasta que Helena los cogió del sauce). Lo que pasa es que hay comportamientos grabados a fuego en nuestro ADN que no podemos erradicar en pocos años.

Llevamos millones de años evolucionando. Vale que el resultado del proceso es descorazonador, pero no es cuestión de empezar a tener prisa a estas alturas.

Adrianófanes dijo...

Me gustó más el segundo fragmento. Eso de amigarse con la vida, de vivirla en el sentido más pleno del término me identifica.

Javier dijo...

Las diferentes culturas siempre tienen aspectos muy propios que se deben respetar, ceremonias o rituales muy artísticos con bailes que son agradables,pero también se deben reconocer algunas prácticas que de verdad no pueden ser aceptadas tales como la ablación que es realmente abominable.

La práctica de la circuncisión sin las medidas higiénicas que requiere el caso e instrumentos apropiados.

Una vez vi una película llamada África violenta y salvaje donde se veían cosas como las que describí anteriormente.

También recuerdo una escena de una chica que está en la edad que pasa de niña a mujer y le introducen una serpiente por la vagina, esto explicado por ellos como ritual por este hecho.

Saludos

Only dijo...

Hola Hipatia!
Hace tiempo hablé en mi blog de un magnífico blog de fotografía llamado Big Picture.
Hoy he visto que tiene esta entrada....de animales : me he acordado de tí. Te dejo el enlace por si no lo conocías y te apetece echarle un vistazo,


http://www.boston.com/bigpicture/2008/10/world_animal_day.html



-a mí se me caía la baba mientras los veía...:)-


Un besote

Isabel Romana dijo...

El concepto de civilización no deja de ser un concepto histórico. Espero que tu nave intergaláctica esté ahora mismo sobre mi cabeza. Saludos cordiales.