12 jul. 2009

Un alma saludable


Fotografía:Web

En un libro de recopilación de textos he encontrado un fragmento precioso y conmovedor de uno de mis filósofos favoritos: Bertrand Russell.


Para qué he vivido

" Tres pasiones, simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá, por una ruta cambiante, sobre un profundo océano de angustia, hasta el borde mismo de la desesperación. He buscado el amor; primero, porque conduce al éxtasis, un éxtasis tan grande, que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad, esa terrible soledad en que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del amor he visto, en una miniatura mística, la visión anticipada del cielo que han imaginado santos y poetas. Esto era lo que buscaba, y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que -al fin- he hallado. Con igual pasión he buscado el conocimiento. He deseado entender el corazón de los hombres. He deseado saber por qué brillan las estrellas. Y he tratado de aprehender el poder pitagórico en virtud del cual el número domina al flujo. Algo de esto he logrado, aunque no mucho. El amor y el conocimiento, en la medida en que ambos eran posibles, me transportaban hacia el cielo. Pero siempre la piedad me hacía volver a la tierra. Resuena en mi corazón el eco de gritos de dolor. Niños hambrientos, víctimas torturadas por opresores, ancianos desvalidos, carga odiosa para sus hijos, y todo un mundo de soledad, pobreza y dolor convierten en una burla lo que debería ser la existencia humana. Deseo ardientemente aliviar el mal, pero no puedo, y yo también sufro. Ésta ha sido mi vida. La he hallado digna de vivirse, y con gusto volvería a vivirla si se me ofreciese la oportunidad ."


Bertrand Russell

Autobiografía, 1967.

11 comentarios:

Carz dijo...

Querida paisana,

quizás sea que me he hecho demasiado viejo, pero hay enigmas que ya no quiero resolver... sólo me gustaría vivir en ellos.

Un abrazo.

leo dijo...

Es un maravilloso texto, un buen ejemplo.
Lo que pasa es que no puedo evitar pensar que a veces nos empeñamos en entender cosas que no deben ser entendidas.
Me quedo dándole vueltas.
Un saludín.

Ana Tapadas dijo...

Querida Hipatia:
Que maravilha recordar este trecho de Russel, especialmente no dia de hoje!
beijo

LUNA dijo...

Querida amiga, creo que todos andamos metidos en los mismos menesteres. Pero siempre nos falta... ¿qué nos falta? para conseguir el último.
Y deberia ser fácil, porque dicen que todos somos iguales... Iguales con respecto a qué?
Al aspecto, solo al aspecto exterior...

Pero si hemos logrado conocer el amor, como no podemos con amor mitigar el amor, la pobreza y el dolor?
Quizás ¿porque el amor solo sea exterior también?
No lo sé...
No he conseguido saberlo tampoco....
UN BESITO

Mateo Bellido Rojas dijo...

Hola, amiga.
En verdad que el texto que elegiste vale para resumir una vida entera. Admiro a ese autor,por su clarividencia, aunque no lo he estudiado lo suficiente. Volveré a buscarlo.
Gracias por la recomendación.
Como dice Carz, merece la pena vivir sin intentar descifrar los enigmas.
Un abrazo.

santiago dijo...

es un texto maravilloso
Un placer saludarte

Rubentxo dijo...

Buen texto, sí señora.
Abrazos!!!

Gabriel dijo...

Me gusta la palabra alien, ahora que la veo en vez de "comentarios" en tu blog. Es extraño, ajeno, forastero, pero tiene una connotación amistosa y de curiosidad, también. Y es mucho más bonita que "alienígena".

Un abrazo darrelita. ¡Espero veros pronto!

Fernando Izaurieta dijo...

Me gustaron mucho tus blogs Hipatia, & el comentario de Bertrand está genial...

Saludos desde Chile

Borjita dijo...

Mi comentario no es inteligente, ni va sobre el texto, peroooo al ver el Faro desde Diamond Head me he acordado de vosotros y he decidio hacerle unas cuantas fotos, las cuáles te enviaré por emilio. La que más me ha gustado (no soy un gran fotógrafor) está en mi blog. Espero que vaya todo genial por la verde terreta (vuestra querida cámara).

Un besico!!

KosmosLF dijo...

También yo me siento identificado con estos pensamientos de Bertrand Russell.
----------
Hace rato que no comentaba por aquí en tu "nave", Hipatia; sin embargo sigo siendo un asiduo lector de tu blog, siempre te leo.

Saludos.