12 abr. 2007

Nana de la Palabra Ausente.


share your files at box.net


Las ideas se visten
con bellas palabras;
pero, ellas,
las palabras,
shhh...,
que no despierten;
aún están dormidas.
...
Las ideas sueñan
con dulces voces;
pero, ellas,
las voces,
shhh...,
que no despierten;
aún están dormidas.
...
Duermen las palabras,
donde las ideas han de crecer;
pero, ellas,
palabras, luces, voces,
shhh...,
que no despierten;
aún no están maduras.
...
Al sanar del sueño
saltarán las luces,
que traerán las voces
y las palabras,
a este lugar austero
colmado de ausencias.

4 comentarios:

FRAC dijo...

Ah, como duelen las ausencias! Y como bloquean!
¿Puede ser el corazón ese lugar austero? Imaginaba que sí, pensando en dónde irían a parar las ausencias sino, aunque todo pudiera reducirse a un espacio físico, ¿una casa? ¿un bosque? ¿un camino?
Una presencia, al fin.

Cuando las palabras despiertan del sueño se parecen al desperezar infantil: primero un poco lento y casi resistiéndose; después, un torbellino.

Que tengas buen día.


p.d.1 - eres medio poeta y medio científica, una mezcla ante la cual me descubro,
p.d.2 - y en la cual me identifico
.

Dani Moscugat dijo...

Maravilloso... ¡Qué sencillez!, qué silencio de mutuo acuerdo entre las palabras, las voces y las ideas; interelacionadas entre sí por siempre, separadas en el abismo del silencio. Casi todo lo acalla el sueño, mas no podría con tu mano, pues aquí prueba evidente que ni el sueño ni el silencio pueden silenciar la viva voz de una mano como la tuya.

Miguel dijo...

El día que despierten las palabras, las voces y la luces, las ideas y los sueños serán una maravillosa traducción de la materia.

Un abrazo desde Orión, salida de fin de semana donde espero hallarte y hacer que las palabras salten al espacio aún con ultrasonidos y con o sin luz. :)

Marta dijo...

Como siempre, Hipatia, das en el clavo. Palabras, ideas, sueños... el ser humano en su estado más bondadoso, que no suele ser el real.

Las palabras no deben dormir jamás, ante las amenazas de guerra. Las ideas, deben vestirse con palabras, pero también con hechos.

Los sueños,los dulces sueños, deben transformarse en ideas y expresarse en palabras. No callemos ante un mundo donde sin piedad, las imagenes aplastan a las palabras.

Genial, como siempre. Por cierto, espero que el chocolate Valor te acompañase en la composición de este poema, y en la magnifica fotografia que lo acompaña. Yo prefiero la marca Lindt. Te la recomiento desde Cuadernos para... Terricola que saluda a la Enterprise.

Un besazo y hasta la próxima