28 feb. 2007

El Hechizo del Caos.

Caos, mariposas y poetas... Y Refranero.

¿Me miras incrédula, tú, Poesía?

Caos.

Qué palabra, caos; y qué idea. La utizamos tan amenudo... ¡Hasta en el arte! La aplicamos a todo lo que implique representar desorden o desconcierto. Pero, lo cierto, es que dentro del caos se puede hablar de orden. Qué curioso, ¿no?
Como no puedo parar de pensar -como todo el mundo, claro- un día me dije que, ya que la utilizo y la oigo tanto, por qué me iba a limitar a usarla sin más y sin conocer algo más concreto sobre ella. De modo que empecé a buscar. Entre los libros que tengo en casa, hay muchos de física; pero aquí estaba muy complicado enteder algo sobre el caos. Gráficas, muchas gráficas.... y un lenguaje bonito porque lo adorno con la imaginación de lo común, de lo ya familiar.

Puesto que el Caos encuentra aplicaciones muy humanas, pensé que dónde mejor para buscar, que en un libro de filosofía. Y, en efecto; ahí encontré algo al alcance de mis entendederas.
Resulta que, no hace demasiado tiempo, en 1961, un meteorólogo llamado Edward Lorentz se encontraba estudiando el desarrollo del tiempo y los vientos. Para ello utilizaba un ordenador en el que iba introduciendo valores. Con el fin de simplificar los cálculos, a la cifra 0.506127 le suprimió los tres últimos decimales y dejó que la máquina trabajase. Al cabo de una hora comprobó que esta insignificante variación había provocado un resultado totalmente inesperado.

El buen meteorólogo concluyó que pequeñas variaciones métricas tienen repercusiones enormes en el resultado final de un proceso; hasta tal punto, que el proceso resulta impredecible.
Por pura casualidad había descubierto los Sistemas Caóticos, los presididos por el Efecto Mariposa.
Esto del Efecto Mariposa, ¡me encanta! Hasta hay una película que se apoya en este concepto para desarrollar su argumento.
Hay que mencionar a Newton, porque ya se había dado cuenta de la existencia de los procesos caóticos en las interacciones gravitatorios; pero ésa es otra historia.


Mariposas.

He oído que un beso produce un efecto en el estómago: vuelo de mariposas.


Lorentz dio una conferencia con este título: Carácter predecible: ¿puede el batir de las alas de una mariposa de Brasil provocar un tornado en Texas?

La conclusión es:
- que la predicción solo puede llevarse a cabo en términos probabilísticos. ¡Vaya chasco para los magos del tiempo!

-y que el carácter determinista de un proceso no garantiza su predictibilidad. ¿Quebradero de cabeza para filósofos?


Poetas.

¿Cómo? ¿Improviso? Pero… ¡Si yo no soy poetisa!

Un techo de nubes avanza,
en rota formación
de cuerpos lenticulares
con reflejos de plata,
sobre lienzo perlado
y pinceladas, aquí o allá,
de hebras y torundas en gris oscuro:
un cielo Caótico,
el cielo de otoño,
cargado de tintas
y hambriento de invierno.



Refranero

¿Sobre el Caos? ¡Con mil amores!!

Por un clavo se perdió una herradura;
por una herradura, un caballo;
por un caballo, un caballero;
por un caballero una batalla;
y por una batalla, un reino.


¡Cómo es el Caos! ¿Eh? Mete la cuchara en todas partes... Cosas de la Naturaleza: sus truquitos.
Chao, chao.

(Imágenes Google)

2 comentarios:

Zoroastro dijo...

Cuando descubrí esta teoría me impresionó muchísimo...
Y bajo esa misma 'ley de lo impredecible' podemos abrir tantas puertas, exponencialmente hablando, que hasta este comentario ,quizás, tenga como consecuencia el nacimiento de una nueva estrella...

Un saludo!

FRAC dijo...

Hipatia, te has divertido de lo lindo escribiendo este post, eh!

Hasta qué punto habrá desconexión entre el saber popular y el pensamiento científico cuando caos significa uno y su opuesto, desorden y orden respectivamente. Todo es demostrable, pura teoría, y sin embargo la idea generalizada es la que es.

El siglo XX se relacionó intimamente con la Teoría del Caos. El siglo XXI hará lo propio con la teoría de la Complejidad. ¿Estás de acuerdo?

¿No eres poetisa? ¿A ratos, solamente?


Bye, me voy hacia otra parte!