20 nov. 2009

Cuando el mundo se afina...






Cuando el mundo se afina,
como si apenas fuera un filamento,
nuestras manos inhábiles
no pueden aferrarse a nada.


No nos han enseñado
el único ejercicio que podría salvarnos:
aprender a sostenernos de una sombra


(Argentina)

7 comentarios:

Ana Tapadas dijo...

Que maravilha Hipatia! Não conhecia...
Beijinho

Cyllan dijo...

Cómo aprender a sostenerse de una sombra? Las sombras son el pasado. No sé si se puede vivir de eso. No sería vivir.

erato dijo...

Me pregunto cómo sería todo si hubiésemos aprendido eso.Precioso, Hipatía. Un abrazo sin sombras

isobel dijo...

para pensarlo, verdad?, feliz semana

Carz dijo...

La sombra es el sostén
que(*) la luz esconde
cuando, el mundo
-lejos de no existir-
se vuelve inmenso.

Es la inmensidad de la ausencia
la que transmuta la mentira.

Los que mantienes que un grito en el vacío es inaudible
apenas saben del corazón y sus fronteras.

(y una "a" marca la polisemia).

Un beso, paisana.

Fer dijo...

Así pinta la vida.

Un abrazo, "Enter"

Juan Antonio dijo...

Las sombras son huidizas cuando la vida nos va en ello. Pero son una grata compañía en las tardes otoñales.

Saludos, Hipatia.