11 ene. 2009

Invertir en Cerebro



He escuchado decir a Punset que no podemos pensar el futuro sino desde el pasado. La causa, creo recordar, está en el cerebro. Esto me hace reflexionar un poco y acordarme de lo que decía Ortega: el hombre es un ser histórico.
Al poco de nacer somos bombardeados por una cultura, cuyos convencionalismos van imprimiendo con el tiempo, por dentro y por fuera de cada uno de nosotros, un tatuaje distintivo de la comunidad a la que pertenecemos. El sistema cultural que nos baña nos hace amantes de la estabilidad y algo más sedentarios de la cuenta; quizá porque es lo más cómodo. Esto -parece- es lo normal.
En el fondo me rebelo contra el tipo de especialización que impone una determinada forma de vida que nos está volviendo demasiado rígidos. Nuestra voluntad ha echado raíces en un sustrato repleto de normas, costumbres, ideas y creencias. Para que la cosa se mantenga -curiosamente, lo llamamos avance- parece que hay que cumplir con las ideas establecidas a pies juntillas. Y si en algún punto se está en desacuerdo y se propone algo nuevo surge un conflicto que, según se trate, se resolverá después de mucho tiempo. Esto se aprecia mejor observando grupos pequeños, como, por ejemplo, los grupos políticos (pido disculpas por la horrible palabra y sus implicaciones). He observado que en éstos impera una ideología determinada y es difícil hacer aportaciones nuevas o mejores (es decir, fuera de programa), porque se vulneraría el espíritu del grupo. Esto mismo también lo he observado en otros ámbitos.
Parece que lo que ofrece credibilidad (refugio, confianza) es la seguridad con la que se afirma una soberana tontería, más que la exposición con reservas de una propuesta abierta e inteligente.

Hace poco cayó en mis manos una cita de alguien que decía más o menos: el motivo de revisar las ideas no es únicamente porque pueden ser prejuicios sino por el daño que puedan hacer a otros.

Cuando nos educaron en un estilo concreto nos entregaron una llave (de las muchas que hay) con la que acceder al mundo, para desenvolvernos dentro de él con cierta fortuna. Pero, el mundo cambió más rápido de lo que se había estimado. En realidad, no se trataba solamente de instalarse en el mundo con una herramienta cultural aislada, sino que además estábamos obligados –y esto no se nos dijo- a solucionar los problemas que nos iríamos encontrando al ejercer el oficio de vivir.

La cuenta estuvo mal hecha entonces, quizá porque se pensó el futuro desde el pasado -como decía Punset- de forma incorrecta.
Es cierto que muchos problemas se repiten y para ellos existen soluciones estándar más o menos efectivas. Pero las experiencias propias y las de otros demuestran que surgen otros muchos conflictos nuevos y diferentes, para los que todavía no existen fórmulas conocidas o bien experimentadas.
La necesidad, los instintos, la observación... etc. y el buen uso del cerebro, nos permiten ser previsores. Tenemos capacidad y datos de sobra para imaginar lo que todavía no ha sucedido, pero puede acontecer.
Creo que el cerebro es uno de los inventos estrella de la naturaleza - el primero fue la vida-, porque posee plasticidad y un potencial enorme. Hacerlo prisionero del prejuicio y de la costumbre, hasta el punto de dejar yermo el sembrado donde germina el pensamiento, me parece un crimen. Nos sobra inteligencia para poder hacerlo mejor, de esto estoy segura.


*****
Me encuentro en la recta final de exámenes, de modo que no podré asomarme en unas semanas por la blogosfera. Hasta mediados de febrero.
Un saludo desde la nave.

9 comentarios:

sallopilig ref dijo...

Felices exámenes, Hipa.

Uno de los lugares del ser humano, de cualquiera, en el interior del cráneo (no en el esternón, ese es un motor) es el "corazón"). Es inteligente, es audaz, es cobarde, es valiente, es egoísta, es peligroso, es temerario, es cauto, es calculador, es ingenuo, es, es, es;... ;... ;... ;... ;... y sigue siendo el que dirige en silencio desde sombra o desde penumbra, con voz o mudo: pero no hay decisión inexplicable de la que no tenga razón que dar. Sabe bien qué quiere para el animal antiguo que hay en nosotros.

Este misterio, no es tal. Comprender porqué tanto tiempo cuesta ver la relación entre lógica y sentimiento, es comprender que todos erramos mucho. Mucho. Abunda la prensa sin saberlo en ello. Abunda la historia. Y no aprender a entenderlo, al corazón, con sus errores, con sus miserias, es un retraso ...

Felicidades. Has hablado "en medio de cientos de cosas importantes".

Saludos y besos.

Carz dijo...

Hola paisana,

debe ser que me he aburguesado, porque desde hace muchos años mis problemas no son intelectuales, sino emocionales.
Los problemas intelectuales surgen de vez en cuando, pero con algo de paciencia van saliendo, y siempre que no haya por medio una decisión política, entonces no hay forma de hacer nada que sea razonable, son los intereses del partido (cuando no el egoísmo puro y duro del político) los que priman absolutamente. En mi opinión los ciudadanos nos hemos visto esclavizados por el aparato de los partidos, nos han fagocitado.

Por lo demás, espero que tengas buena suerte en los exámenes, que nunca viene mal.

Un fuerte abrazo.

Only dijo...

es evidente que tú sí sabes invertir en tu cerebro..y lo hace s muy bien.
Concentración en lo tuyo...y mucha suerte en tus exámenes!!


Pero vuelve, please...)


Un beso grande

Gabriel dijo...

Hola!

Tranquila, no es que me asustara al leer tu comentario en mi blog (de hecho me gustó y me dejó pensando un buen rato). Simplemente no estaba seguro de qué decir, y para eso es mejor callar.

Se me ha ocurrido (en mi mundo metafórico) cuando has dicho que estamos obligados a solucionar los problemas de la vida, que no solucionar uno es como correr cuesta abajo delante de una bola de nieve.

¡Aaaah! ¡Política! ¡Correeeed! ¡Las mujeres y los niños primero! ¡Sálvese quien pueda! O sea, nadie. Nadie se salva de la política, qué pesados. Es como un partido de tenis de dos jugadores que la tiran siempre al mismo sitio y los puntos son eternos, y la gente vota al que cree que juega mejor, cuando juegan igual.

Bueno, ya paro con las metáforas, porque soy como un... ah, perdón. Woody Allen decía que el cerebro es el más sobrevalorado de los órganos, pero yo creo que depende de qué cerebro. Evidentemente, si hubiera un mercado de cerebros, el de un político valdría mucho más que el de un genio científico, por aquello de que algo sin estrenar es más caro que algo usado.

Hablando de la plasticidad del cerebro, una vez, en mis novatadas, dije que el cerebro es plástico y flexible cuando se es pequeño, pero se va endureciendo con los años. Si eres cerrado, lo normal es quedarte cerrado, y si eres abierto, ídem. Ya lo decía Yoda: "Sin duda maravillosa la mente de un niño es".

Hay que invertir en cerebro, por supuesto. Eso sí es capital, y no el éxito ni el dinero.

Saludos desde Darrel, reenvía algunos a Darmok en Tanagra.

Gabriel dijo...

Por cierto, como título de mi entrada del blog puse la palabra inglesa delusion, que significa ilusión vana, pero también engaño y falsa creencia. Así que en parte queda metida esa "rotura hecha a traición" que mencionas.

:)

Goathemala dijo...

Disfruté la entrada y me encanta Punset. De hecho estoy suscrito al canal que tiene en Youtube.

Tranquila a lo tuyo, cuando regreses de los exámenes tendrás más ideas.

--
Saludos, Goathe.

amor dijo...

parte de la gracia de la vida es esa necesidad de improvisar

si uno se atreve a vivir sin estar ya con el sistema previsto para el momento siguiente, si se confía en que cada momento trae también su propia solución, vivir es más fácil

un beso

medianoche dijo...

El misterio de ser y no ser, nos lleva a pensar en otros misterios mas ocultos, aquellos que no podremos dilucidar nunca o quien dice poco o nada sabremos, pero como bien dices, hay herramientas que son obsoletas.

Besos

Ñoco Le Bolo dijo...

navegando por tu espacio...

Todo lo que Eduardo Punset no dices es un deleite para nuestras neuronas. Las activa y hace que charlen entre ellas modificando prejuicios. Tal vez la vida sea un conjunto de ellos, a romper para construir ese futuro partiendo de un pasado que desconocemos. Nuestro pasado interior.

Saludos
_____________________________
CristalRasgado & LaMiradaAusente
_____________________________