3 oct. 2007

No todo es oro...





La imagen que nos ha llegado de Albert Einstein, además de la de genio, es la de un hombre amable, pacifista y solidario. Pero no es oro todo lo que reluce.
A continuación voy a transcribir las condiciones que Albert impuso a su esposa Mileva, por escrito, en 1914, para continuar viviendo en el domicilio familiar.
He aquí una prueba de desamor, o de amor a sí mismo.


A. Debes asegurarte de:
1) que mi ropa, limpia y por lavar, se mantenga en buen orden y arreglada
2) que recibo mis tres comidas de manera regular en mi habitación
3) que mi habitación y despacho se mantienen siempre limpios, y, en particular, que mi mesa esté dispuesta siempre para mí.

B. Renuncias a todas las relaciones personales conmigo en tanto no sea absolutamente necesario mantenerlas por razones sociales. Específicamente debes renunciar:
1) a que me siente en casa contigo
2) a que salga o viaje contigo.

C. En tus relaciones conmigo debes aceptar explícitamente adherirte a los siguientes puntos:
1) no debes esperar de mí intimidad ni reprocharme en forma alguna
2) debes desistir inmediatamente de dirigirte a mí si te lo pido
3) debes abandonar inmediatamente mi habitación o despacho sin protestar si te lo pido.

D. Aceptas no menospreciarme ni de palabra ni de hecho delante de mis hijos.


Mileva Marić era matemática y fue la primera mujer de Albert Einstein. Compañera, colega y confidente tuvo tres hijos con él, de los cuales, el primero (una niña) nació antes de celebrarse el matrimonio; se cree que fue dada en adopción. Todavía se discute el grado de participación de Mileva en los descubrimientos de Einstein.



"Los Científicos También son Humanos"
de La Ciencia a Través de la Historia
Autor: José Manuel Sanchez Ron

18 comentarios:

Rosa dijo...

Existen aun hoy dia muchos pactos de ese tipo solo que no los escriben, lo mas grave no es que el pidiera eso, si era egocentrista y machista se puede esperar algo asi, lo peor es que ella que aparentemente era adelantada para su epoca ya que era cientifica, lo aceptara, esas aceptaciones son las que perpetuan las conductas. Saludos

Carz dijo...

Es el problema de la idolatría que necesita de una dulcificación "completa" del ídolo.

Einstein tuvo el valor de contradecir a su sentido común, cosa que le faltó a Lorentz, el cual encontró la transformación del espacio tiempo con respecto a la velocidad del observador antes que Eisntein, pero supuso que había cometido un error.

El mismo valor intelectual le faltó a Einstein para aceptar el principio de incertidumbre y la mecánica cuántica, expresado en su célebre frase "Dios no juega a los dados".

Por lo tanto, ni siquiera intelectualmente, Einstein fue perfecto, pero los humanos, como buenos seres gregarios que somos, necesitamos "ejemplos perfectos". A medias, no nos sirven, no venden periódicos ni películas, en fin.

Un abrazo, paisana.

Javier Villegas dijo...

Defintivamente que los cientificos son humanos y por ese motivo también erran, para la muestra este post, vaya que siempre nos muestran de Einstein la cara positiva de la moneda y si contribuyó mucho a la ciencia...pero y la otra cara esa que nos muestras donde queda.

Un ser solo concentrado en la parte de sus estudios en investigaciones, pero y el compartir con la familia, donde dejaba eso?.

Y ella tan preparada por que lo soportaba?....amor tal vez?

Dani Moscugat dijo...

Los genios con sus locuras y desazones...
Qué decir tiene que todos somos humanos, algunos más excéntricos que otros; aunque siempre digo que tras un gran hombre siempre hay (o hubo) una gran mujer, y aunque suene a tópico esto es cierto.
Saludos moscugaéticos.
P.D.: Por cierto, "Horas y Uvas" es extraordinario. Me ha encantado. Felicitaciones de mi parte para tu hermano.

Escéptico dijo...

Conocía bastante bien esta historia. Omites un dato importante, y fue la admiración y el respeto mutuo que Albert y Mileva se tenían en sus inicios de estudiantes. A Mileva se la consideraba entonces una científico excepcional y apoyó todas las investigaciones de Einstein, colaborando con él en sus comienzos.

Esto nos demuestra que la inteligencia no es única. Que las hay de varios tipos y que se manifiesta de diferentes maneras. Nadie puede discutir la inteligencia científica del premio Nobel, pero yo, con todo el respeto que me merece tu blog, "me cago en la inteligencia emocional de este impresentable".

modes amestoy dijo...

qué bicho raro, no?
bueno, como la mayoría de los genios, si les dejan.
Un abrazo

Carlos dijo...

Alguna vez leí su biografía.
Su genialidad no le quitada su condición de humano.

Persona común, un tanto excéntrica al fin y al cabo...

Saludos interestelares.

Escéptico dijo...

Te mandé dos correos, en dos intentos de hacerte llegar la canción prometida. ¿Podrías confirmarme si te llegaron?

Un beso

Dédalus dijo...

Ufa! Sabía algo del genio que gastaba el genio, y de sus muchas desconsideraciones misóginas, pero desconocía por completo que hubiera llegado hasta semejante extremo. Es tremenda la historia no escrita que esconden todas las alcobas que han sido y serán...

Besos, princesa. Llevaba demasiado tiempo sin aparecer por la Enterprise... ¿Me lo perdonarás?

Petrusdom dijo...

De un creador ¿qué queda en la memoria colectiva: su forma de ser (hacer) o su obra? Esta es la discusión.
Dentro de 50 años ¿que pensaremos de una magnífico escritor como Miguel Delibes que es furibundo cazador?

Amor dijo...

pues eso: que también somos humanos, tiene egoísmos que comprendo y muy especialmente comprendo su necesidad de independencia y libertad, no la encuentro reprochable, la comprendo perfectamente, llega un momento en que el matrimonio es una carga más que una felicidad, pasa muy a menudo

beso, hip,

:-)

santi

Ferípula dijo...

Inteligente?????

Humano...Yo lo hubiera metido en un tubo de ensayo!!!!


te dejo este abrazo....y

El souvenir del cumple...qué glamour!!

Lady Zurikat dijo...

que jodido cabron que era el viejo! cuando vino por aqui se lo recibio como a un heroe y tambien mostro la hilacha, como se dice. su cara junto a los obreros del Mercado de Abasto no deja lugar a dudas. Y ni ahi me creo que la carta de la bomba atomica fue SIN QUERER....

UMA dijo...

Todavía se discute el grado de participación de Mileva en los descubrimientos de Einstein y si los hijos realmente son de èl:))
Un abrazo

Ferípula dijo...

Pasé a verte :)

Gabriel dijo...

Tengo mucha prisa, que se me está acabando el tiempo en el ciber. Sólo quería decir que a Einstein le pasa un poco como a John Nash, que nació con dos raciones de cerebro y sólo media de corazón, y resaltar la importancia del equilibrio entre razón y corazón.

Pero quizá si no hubiera tenido ese defecto no habría sido tan único en la historia.

Gabriel.

Sintagma in Blue dijo...

Vaya, que hacía lo que todos pero por escrito.

:-)

(Y habría que saber cómo sería ella)

Anónimo dijo...

sin animo de ofender, dejen tanta critica negativa con el hombre, alguien como el, puede darse el lujo de hacer eso, pero pregúntense uds que han hecho para sentirse con el derecho de criticar al hombre, es posible que sin esas peticiones no hubiera conseguido sus propósitos ya que se tiene que ser una persona anormal si se quiere hacer algo como eso.